audiencia_CIDH_20032015

Enelcamino/Periodistasdeapie

Washington D. C., 20 de marzo de 2015.- Familiares de migrantes desaparecidos y asesinados en México se reunieron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en su 154 periodo de sesiones ordinarias, y reclamaron la creación de un mecanismo que involucre a los países de origen, tránsito y destino, para acceder a la justicia, a la reparación del daño y al compromiso de no repetición.

En el Camino reproduce el discurso íntegro que presentaron, así como los testimonios de las familias que hablaron en nombre de las víctimas:

ANA LORENA DELGADILLO, Fundación para la Justicia y el Estado de Derecho

Buenas tardes. Agradecemos a la CIDH el otorgamiento de esta audiencia y saludamos la presencia del estado.

Se encuentran presentes en esta audiencia: Vilma Leticia López del Comité de Familiares de Migrantes del Centro de Honduras; Dilma Pilar Escobar del Comité de Familiares de Migratnes de El Progreso, Honduras; Heidy Anabella Orozco representando a las familias de migrantes desaparecidos de Guatemala; Leticia Hidalgo y Diana Iris representatnes de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos de México; Padre Pedro Pantoja Arreola, de la Casa del Migrante de Saltillo y su servidora, Ana Lorena Delgadillo de la Fundación para la Justicia de México.

La violencia contra migrantes en su tránsito por Mexico es y ha sido, grave, lo documentó ya la relatoría de migrantes en su informe y lo ha calificado como tragedia humanitaria. Desde los años 80 los comités de madres de migrantes de centroamérica, registran casos de desaparición en México. Sabemos que esta violencia se incrementó en el sexenio del gobierno de Felipe Calderón. A la fecha seguimos sin cifras claras de migrantes desaparecidos, no existen los migrantes en las estadísticas de México. Los comités de centroamérica han documentado: El Salvador 350. Honduras, 308 casos y de Guatemala, la Fundación para la Justicia tiene registrados 79 casos. Los Bancos de Datos Forenses, encabezados por el Equipo Argentino de Antropología Forense, tenían registrados, a 2014, 258 migrantes no localizados en El Salvador, 267 en Honduras; 86 en Guatemala; y 1 en Costa Rica.   

A esto hay que sumar las cifras que dio la Comisión Nacional de Derechos Humanos en sus dos informes sobre secuestros de migrantes cuando documentó cerca de 20,000 secuestros en dos periodos diferentes de 6 meses cada uno. Además, las 3 masacres que suman 300 restos donde también hay población migrante. Los secuestros y desapariciones siguen ocurriendo. Esto nos da una idea de la magnitud de la tragedia.

Esta audiencia es precedida por una serie de acciones ya realizadas por y ante esta Comisión, como la audiencia sobre secuestros de migrantes de 2010, la visita de la relatoría de migrantes a México de 2012, la audiencia para crear la Comisión Forense para la identificación de restos de migrantes de 3 masacres del año 2012 y el informe de la visita del Relator de Migrantes de 2014. Agradecemos a la CIDH el interés que mantiene por las personas migrantes. La audiencia para la creación de la comisión forense nos permitió generar una dinámica de trabajo con el gobierno federal y especialmente con la Procuraduría General de la República integrando a Centroamérica. Sin embargo, hay muchos retos para que exista una garantía real de acceso a la justicia para migrantes y sus familias. Por ello solicitamos esta audiencia. Para plantear los pasos que nos permitan seguir avanzando y en concreto la creación de un mecanismo transnacional de acceso a la justicia que además ya ha sido aceptada por el gobierno en otros espacios y ha sido recomendado por la relatoría de migrantes de esta comisión. Las víctimas y las organizaciones queremos seguir trabajando con el gobierno.

Por la falta de condiciones de vida digna que mantienen los estados de Centroamérica y México, es un hecho que la migración va a seguir ocurriendo, necesitamos medidas efectivas de prevención, pero también necesitamos mecanismos permanentes y estructurales que den una respuesta efectiva en todo momento a cualquier migrante o familia que enfrente una situación de violencia en el tránsito.

HEIDY ANABELLA OROZCO, representante de migrantes desaparecidos de Guatemala

Soy la esposa de José Enrique Velázquez, fallecido en la masacre de Nuevo León, Cadereyta. Mi esposo salió con el objetivo de darnos una mejor vida, pasando situaciones muy difíciles en nuestro país debido a toda la situación económica por la que vivimos. Fue en el tránsito por México donde él perdió su vida, de Honduras eran 10 familias, madres que quedaron devastadas, hijos que quedaron sin padres. Es por esas familias que en Honduras por primera vez en un caso sin precedente la Comisión Forense y el Grupo Argentino de Antropología se presentaron a decirnos que la muerte de nuestros familiares era un hecho, la Comisión dio atención a víctimas, pagó los gastos fúnebres. Quiero un camino para todas las familias y que se castigue a los culpables, la reparación de los daños es bien importante par todas las familias porque atrás hay hijos, hay madres, gracias.

DILMA PILAR ESCOBAR, Comité de Familiares de Migrantes de El Progreso, Honduras

Vengo de Honduras, del Progreso Yoro. Ando en búsqueda, desde hace 6 años, de mi hija Olga Edelmira Romero Medina, desaparecida en México. Necesito que me le den educación a mis niños, yo sé que en México hay apoyo para esos niños que quedaron abandonados de sus madres y sus padres, yo represento a las madres de Honduras. Yo si no hago tortillas para vender mis niños no comen, no van a la escuela ni tienen medicinas. Por ese motivo pido justicia, que me ayuden a la búsqueda de mi hija.

DIANA IRIS GARCIA, Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos de México

Soy madre de Daniel, un joven desaparecido en Coahuila. A pesar de nuestros ordenamientos legales, en la práctica el gobierno se niega a que las víctimas tengan ese carácter en esas investigaciones, no nos permiten tener copias, representante legal. Esto pasa en áreas donde se involucra delincuencia organizada. México no sabe cómo buscar a los desaparecidos y eso dificulta más cuando los familiares están en otro país, no hay mecanismos de búsqueda para migrantes y mexicanos, no hay búsqueda proactiva, es de escritorio, de oficios. Es confuso que una víctima sepa a quién denunciar. El área de SIEDO no ha mostrado capacidad real de búsqueda y muchos casos están en esa área. No tenemos sistema tecnológico para saber qué personas están en centros de detención o reclusorios, sobre todo si están en otro nombre. Las familias hemos pedido entrar a reclusorios, hospitales y buscar y no se nos permite. ¿Cómo es posible que mejor la Caravana de Madres en su recorrido encuentren a personas y que el gobierno no lo pueda hacer? La investigación tampoco es efectiva, no hay mapas criminológicos, se lleva a cabo solo una línea de investigación. El MP ha perdido su autonomía, todas las decisiones dependen de que lo autorice la superioridad.

LETICIA HIDALGO, Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos de México

Soy madre de Roy Rivera Hidalgo, desaparecido por un comando armado vistiendo chalecos de policías de Nuevo León. Se requiere mayor involucramiento de servicios periciales de PGR porque muchas veces el esfuerzo es solo del Equipo Argentino de Antropología Forense. Se requiere voluntad institucional para que servicios periciales logren aprender buenas practicas forenses, que haya mejores recursos materiales y humanos en servicios periciales, ya que la PGR tiene solo seis antropólogos forenses para todo el país. Nos preocupa que la CNDH se cometan violaciones de debido proceso, como no permitir a acceso a los expedientes o copias para las familias. Las víctimas de la masacre de 72 migrantes se tuvieron que amparar contra su recomendación porque no investigó, no las tomó en cuenta. Sí, el estado mexicano violó el derecho de las víctimas directas. Preocupa que se esconda la información cuando una investigación tiene carácter de grave violación a los derechos humanos.

Por cuanto hace a la Comisión Ejecutiva de Víctimas, preocupa lo burocrático y lento que es el registro de víctimas, la entrega de apoyos de emergencia que también niega que las victimas sean representadas y que se les requiera a las familias de migrantes para firmar documentos cuando para ellos es imposible viajar solo para ello. Las familias de victimas no hemos visto los beneficios de esa ley. Tanto la CNDH y la CEAV deben actuar conforme a estándares internacionales de derecho a la verdad y acceso a la justicia.