La defensa de los derechos humanos de las personas migrantes en tránsito por México, de las víctimas y la protección de un Estado de Derecho requieren el uso de numerosos recursos legales. La Fundación para la Justicia utiliza varias de ellas en sus estrategias de litigio así como en su interlocución con países de la región  según las necesidades de las personas y las posibilidades ofrecidas por las herramientas legales.

Se dividen en tres grupos :

 

Las herramientas universales hacen parte del derecho internacional de los derechos humanos, en particular las del Sistema de las Naciones Unidas, desde los tratados internacionales – vinculantes para los Estados que los ratifican- hasta los protocolos y principios que si bien no son vinculantes determinan orientaciones y conceptos universales.

Los instrumentos regionales funcionan de una manera similar a las internacionales pero su alcance está limitado a una región geográfica. En particular, la Fundación para la Justicia utiliza regularmente las que son parte del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Además de los recursos internacionales, las legislaciones nacionales, en particular la mexicana, ofrecen numerosos recursos para la protección y defensa  de los derechos humanos desde la Ley General de Víctimas hasta los protocolos de investigación de crímenes, entre otros.