Somos la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, una organización no gubernamental apolítica y no religiosa creada en 2011 con sede en la Ciudad de México, con representantes en Honduras, El Salvador y Guatemala.

Nuestro trabajo se guía por los principios de no discriminación y dignidad de todos los seres humanos, así como por la defensa de la portabilidad de derechos de las personas, independientemente del país donde se encuentren.

Es promover el acceso a la justicia para grupos en situación de vulnerabilidad y la rendición de cuentas de las autoridades para el fortalecimiento del Estado Democrático de Derecho vía el fortalecimiento de las víctimas, acciones jurisdiccionales y la incidencia en políticas públicas.

Es acompañar a las víctimas como sujetos activos en los procesos de acceso a la justicia y derecho a la verdad, así como fomentar la promoción de mecanismos para el acceso a la justicia y la lucha contra la impunidad.

 

  • RED REGIONAL VERDAD Y JUSTICIA

La Red está conformada por comités de familiares de migrantes desaparecidos de Honduras, El Salvador y Guatemala junto con organizaciones de la sociedad civil de Honduras, El Salvador, Guatemala, Estados Unidos y México. Nos organizamos para empujar acciones de búsqueda, investigación, sanción y reparación del daño, más allá de las acciones nacionales, con una visión de justicia transnacional para las poblaciones en movilidad.

  • COMISIÓN FORENSE

Es un mecanismo gubernamental y no gubernamental para la identificación de restos de migrantes desaparecidos, en el cual participan 10 organizaciones de la sociedad civil de la región y está conformada por peritos independientes del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y peritos de la institución federal de procuración de justicia en México (PGR). El trabajo está centrado en tres masacres, la de 72 cuerpos de migrantes en San Fernando Tamaulipas, México en 2010, la de 47 fosas con 195 restos en San Fernando Tamaulipas, México en 2011 y la de 49 torsos en Cadereyta Nuevo León, México en 2012.

  • MECANISMO DE APOYO EXTERIOR

Es un mecanismo de acceso a la justicia transnacional para las personas migrantes y sus familiares que debe facilitar a través de las embajadas y consulados mexicanos la búsqueda y la reparación integral de las víctimas sin importar el territorio donde se encuentren.

  • ACOMPAÑAMIENTO EN TRANSICIÓN DEL SISTEMA DE PROCURACIÓN DE JUSTICIA MEXICANO DE PROCURADURÍA GENERAL A FISCALÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA

La Fundación en conjunto con organizaciones de la sociedad civil, comités de familiares de víctimas de desaparición forzada, académicos y empresarios buscamos incidir en un cambio sustancial del modelo de procuración de justicia mexicano. Aportando materiales técnicos y de análisis así como la generación de espacios especializados de discusión, que permitan un diálogo informado sobre la labor de dicha institución e incidir en las y los tomadores de decisiones para que los cambios se realicen en una dirección conforme a principios democráticos. Somos parte del colectivo #FiscalíaQueSirva.

  • ANÁLISIS DE CONTEXTO E INVESTIGACIÓN EFECTIVA

La Fundación busca generar capacidades internas en el tema de análisis de contexto para dar pie a esquemas de investigación efectiva en delitos complejos que implican graves violaciones a derechos humanos con técnicas nuevas, idóneas así como con una perspectiva de estructura criminal y contexto, y con base en estándares internacionales.

  • LITIGIO ESTRATÉGICO

Trabajamos para lograr que los derechos de los migrantes que son víctimas en México y sus familias, sean reconocidos como tales, con los mismos derechos que tienen las personas que están en México. Reconociendo el poder transformador del Derecho y su potencialidad para que, mediante una sentencia o resolución, se cambie la realidad.

  • ACOMPAÑAMIENTO DE COMITÉS DE FAMILIARES

Acompañamos e impulsamos el trabajo directo con las víctimas y los colectivos de familias de personas migrantes desaparecidas, en términos organizativos, jurídicos y psicosociales. El empoderamiento de las víctimas ha permitido que se apropien de su propia historia, de su propia lucha y posicionen ante los diversos actores para la exigencia de políticas públicas de acceso a la justicia a su favor.